Categorías
Razonando fuera del recipiente

VERGÜENZA AJENA

Por Martín Benites Morales

Antes que todo, al final no fueron 15, ni mucho menos 30, son 13 los días calendario que el presidente Martín Vizcarra aumentó al estado de emergencia vigente. El domingo 13 de abril, si todo sale bien, acabará el aislamiento social y poco a poco iremos retomando nuestra rutina que dejamos cuando el Covid-19 llegó al Perú.

Ahora sí, en este espacio veremos 4 momentos y/o frases de esta semana que producen, como dice el título, vergüenza ajena y el porqué. Cada una de estas situaciones reflejan un mal que tenemos como país principalmente, pero también habrá algunos hechos internacionales. En este contexto, todas están ligadas a la crisis mundial que ha provocado el Coronavirus.

Empecemos:

#4

“¡Aplaudan!”

Sebastian Piñera, presidente de Chile, promulgó el este martes pasado la ley del teletrabajo en su país. Como se dijo esta columna hace unos días, la decepción de los chilenos fue total. En esa especie de teleconferencia que fue transmitida en vivo por televisión, Piñera se comunicó con la presidenta de Emprendedores de Chile, Alejandra Mustakis; María José Zaldívar, ministra de trabajo, y dos trabajadores a distancia que contaron sus experiencias de esta forma de organización laboral.

El chascarro, como fue calificado en Chile, sucedió al momento de finalizar la conversación. El presidente pidió aplausos a los conectados junto a él, pero nadie lo hizo. Al darse cuenta de eso y con una sonrisa falsa exclamó “¡aplaudan!” para que sus invitados reaccionaran. Las redes sociales no perdonaron y con los hashtags #Teletrabajo, #NosQuierenMuertos y #VerguenzaNacional, junto algunas bromas como “Piñera pidiendo que lo aplaudan es como cuando te ríes solo de tu propio chiste”, dieron a conocer su indignación y burla a la medida del gobierno.

#3

“Los que no se pueden juntar son los que están infectados”

El asistente técnico de la selección peruana de fútbol, Nolberto Solano, fue detenido en una reunión en La Molina en las horas en las que tenía rigor el toque de queda. Según él, estaba conversando con otras seis personas acompañado de sus hijos.

Fue en una entrevista en RPP donde el ex futbolista se excusó diciendo que “los que no se pueden juntar son los que están infectados”. También señaló que si bien está de acuerdo con las medidas de prevención que ha tomado el gobierno no hay que “exagerar”. Queda claro que la actitud de Solano representa la manera de pensar de los 21 mil 74 peruanos detenidos por no acatar el toque de queda, que perjudican a los que sí.

#2

“9 muertos no justifican colapso económico”

A través de Twitter el abogado y periodista Ricardo Vásquez Kunze se mostró en desacuerdo con la prolongación de la cuarentena. Para él, los ahora 13 días más de aislamiento no tienen sentido, señala que el país tiene derecho a trabajar y que “9 muertos no justifican colapso económico”. Frío de fríos.

Nadie niega el daño que está teniendo la economía en esta coyuntura, pero quitarle importancia a la muerte de 9 personas para defender su posición es inhumano. Más allá de sus preferencias políticas y de su disconformidad con el Gobierno, el señor debería entender que la PEA que menciona de “entre 18 y 60 años que no sean obesos e hipertensos” a los que no les afecta el virus, tampoco van a producir si es que tienen un familiar que está en el grupo de riesgo y se ha visto contagiado. No son todos sí, pero ese es el problema, para Vasquéz Kunze la empatía no existe. Como dijo Bill Gates: “Recuperar la economía es más reversible que revivir a las personas”.

“¿Aló? ¿General del Aire?”

El primer puesto es para… ¡Milagros Leiva! ¡Aplaudan!. Este jueves, la periodista protagonizó lo que se convertiría en el meme de la semana. Al ser intervenida por la policía, no quiso entregar sus documentos que la acreditaran como periodista para poder circular durante el estado de emergencia. A pesar de que es conocida, la policía debe de hacer respetar su protocolo sea quien sea.

Tras la insistencia de los efectivos del orden para que la conductora de Willax se identifique debidamente, ella no tuvo mejor idea que agarrar su celular, marcar, ponérselo en su oreja y decir: «General del aire, ¿alguien me puede ayudar acá? hay un policía que me pide que baje la voz, es impresionante». Esta actitud tan recurrente en nuestro país de querer evadir responsabilidades apelando a los conocidos, no es novedad, menos en el periodismo, que lamentablemente es ensuciado por personas como Milagros Leiva que quieren hacer mal uso de su fama para no asumir su culpabilidad.

Categorías
Razonando fuera del recipiente

LOS DISPLICENTES

Por Martín Benites Morales

Lo que está viviendo el pueblo chileno es terrible. La cuarentena de ellos es voluntaria, y aunque la población tenga la mejor intención, no es suficiente para frenar en avance del virus. Sus 176 casos nuevos de ayer que se suman a los 922 lo demuestran. Todas las regiones de Chile, que son 16 en total, tienen un caso positivo.

Sebastían Piñera, presidente chileno, salió ayer a través de una especie de videoconferencia a promulgar el teletrabajo. La decepción de los mapochos fue inmediata. No podían creer que ante la cifra de infectados y las dos muertes producto del Coronavirus, su mandatario no tome otra medida de aislamiento aparte del toque de queda de 7 horas de 10 pm a 5 am.

La indiferencia del presidente mexicano también da que hablar. Juan Manuel López Obrador sigue desafiando al virus. Ha sido calificado como por el medio digital Mother Jones como el “presidente más irresponsable del continente”. Esto por sus declaraciones el domingo pasado en el estado Oaxaca donde invitó a la gente a seguir con sus rutinas de siempre e y a no dejar de salir por estar aún en la fase 1. Ayer pasaron a fase 2.

México cuenta con 405 casos confirmados, 2 mil 161 casos negativos y mil 269 casos sospechosos. Los fallecidos son 5, uno de ellos era un turista de al menos 72 años que murió en la mañana de ayer en la zona de aislamiento del hospital de Contingencia del Cusco, según informó el director del hospital, Grimaldo Gutiérrez y el gobernador regional, Jean Paul Benavente.

Los 46 muertos que suma Brasil no parecen preocuparle al mandatario brasilero Jair Bolsonaro. Incluso para él este virus es un “gripecita” que ya pasará. “En mi caso particular, en el caso de que fuera contagiado, no precisaría preocuparme, porque sería una gripecita, un resfriadito”, sostuvo.

Mas bien, aunque parezca increíble, son los líderes de algunas bandas criminales las que están organizando un toque de queda en las favelas de Rio de Janeiro. Según ellos lo que buscan es lo mejor para la población. Fundamenta que si el Gobierno no tiene la capacidad de combatir la enfermedad, el crimen organizado lo resolverá hará.

La ventaja de tiempo que algunos medios resaltan que ha tenido latinoamérica para prepararse contra esta enfermedad ha sido clave para no estar en las condiciones de países como Italia y España. Pero la displicencia de estos gobernantes latinoamericanos no solo tendrá graves consecuencias en sus países, sino que también ponen en riesgo el trabajo realizado en las naciones adyacentes a estos, y eso incluye al Perú.