Categorías
Razonando fuera del recipiente

VERGÜENZA AJENA

Por Martín Benites Morales

Antes que todo, al final no fueron 15, ni mucho menos 30, son 13 los días calendario que el presidente Martín Vizcarra aumentó al estado de emergencia vigente. El domingo 13 de abril, si todo sale bien, acabará el aislamiento social y poco a poco iremos retomando nuestra rutina que dejamos cuando el Covid-19 llegó al Perú.

Ahora sí, en este espacio veremos 4 momentos y/o frases de esta semana que producen, como dice el título, vergüenza ajena y el porqué. Cada una de estas situaciones reflejan un mal que tenemos como país principalmente, pero también habrá algunos hechos internacionales. En este contexto, todas están ligadas a la crisis mundial que ha provocado el Coronavirus.

Empecemos:

#4

“¡Aplaudan!”

Sebastian Piñera, presidente de Chile, promulgó el este martes pasado la ley del teletrabajo en su país. Como se dijo esta columna hace unos días, la decepción de los chilenos fue total. En esa especie de teleconferencia que fue transmitida en vivo por televisión, Piñera se comunicó con la presidenta de Emprendedores de Chile, Alejandra Mustakis; María José Zaldívar, ministra de trabajo, y dos trabajadores a distancia que contaron sus experiencias de esta forma de organización laboral.

El chascarro, como fue calificado en Chile, sucedió al momento de finalizar la conversación. El presidente pidió aplausos a los conectados junto a él, pero nadie lo hizo. Al darse cuenta de eso y con una sonrisa falsa exclamó “¡aplaudan!” para que sus invitados reaccionaran. Las redes sociales no perdonaron y con los hashtags #Teletrabajo, #NosQuierenMuertos y #VerguenzaNacional, junto algunas bromas como “Piñera pidiendo que lo aplaudan es como cuando te ríes solo de tu propio chiste”, dieron a conocer su indignación y burla a la medida del gobierno.

#3

“Los que no se pueden juntar son los que están infectados”

El asistente técnico de la selección peruana de fútbol, Nolberto Solano, fue detenido en una reunión en La Molina en las horas en las que tenía rigor el toque de queda. Según él, estaba conversando con otras seis personas acompañado de sus hijos.

Fue en una entrevista en RPP donde el ex futbolista se excusó diciendo que “los que no se pueden juntar son los que están infectados”. También señaló que si bien está de acuerdo con las medidas de prevención que ha tomado el gobierno no hay que “exagerar”. Queda claro que la actitud de Solano representa la manera de pensar de los 21 mil 74 peruanos detenidos por no acatar el toque de queda, que perjudican a los que sí.

#2

“9 muertos no justifican colapso económico”

A través de Twitter el abogado y periodista Ricardo Vásquez Kunze se mostró en desacuerdo con la prolongación de la cuarentena. Para él, los ahora 13 días más de aislamiento no tienen sentido, señala que el país tiene derecho a trabajar y que “9 muertos no justifican colapso económico”. Frío de fríos.

Nadie niega el daño que está teniendo la economía en esta coyuntura, pero quitarle importancia a la muerte de 9 personas para defender su posición es inhumano. Más allá de sus preferencias políticas y de su disconformidad con el Gobierno, el señor debería entender que la PEA que menciona de “entre 18 y 60 años que no sean obesos e hipertensos” a los que no les afecta el virus, tampoco van a producir si es que tienen un familiar que está en el grupo de riesgo y se ha visto contagiado. No son todos sí, pero ese es el problema, para Vasquéz Kunze la empatía no existe. Como dijo Bill Gates: “Recuperar la economía es más reversible que revivir a las personas”.

“¿Aló? ¿General del Aire?”

El primer puesto es para… ¡Milagros Leiva! ¡Aplaudan!. Este jueves, la periodista protagonizó lo que se convertiría en el meme de la semana. Al ser intervenida por la policía, no quiso entregar sus documentos que la acreditaran como periodista para poder circular durante el estado de emergencia. A pesar de que es conocida, la policía debe de hacer respetar su protocolo sea quien sea.

Tras la insistencia de los efectivos del orden para que la conductora de Willax se identifique debidamente, ella no tuvo mejor idea que agarrar su celular, marcar, ponérselo en su oreja y decir: «General del aire, ¿alguien me puede ayudar acá? hay un policía que me pide que baje la voz, es impresionante». Esta actitud tan recurrente en nuestro país de querer evadir responsabilidades apelando a los conocidos, no es novedad, menos en el periodismo, que lamentablemente es ensuciado por personas como Milagros Leiva que quieren hacer mal uso de su fama para no asumir su culpabilidad.

Categorías
Razonando fuera del recipiente

APLAUSOS PARA ELLOS

Por Martín Benites Morales

En situaciones como las que estamos viviendo ahora, solemos poner nuestra atención en la busqueda de culpables, en personas irresponsables e imprudentes que no acatan la orden de aislamiento y en usureros que creen que la desgrecia ajena es su oportunidad para llevarse algo más al bolsillo. Olvidémonos por un instante de ellos.

Este espacio está dedicado a los miles de peruanos que se pusieron su camisa beige, su bata blanca, su casaca roja, su panatlón camuflado, su saco blanco y su quepí azul marino. Pero principalmente, a los que se pusieron al Perú en el corazón y salieron a patrullar las calles, a atender pacientes y velar por nuestra salud y seguridad.

Aplaudámoslos porque han dejado a sus familias, amigos y su propia integridad por ayudarnos a salir adelante en esta realidad lamentable. Algunos dirán que ese es su trabajo, que para eso de les pagan, y sí es cierto. Sin embargo, veamos el sacrificio que hay más allá de eso y agradescamosles por haber decidido ser lo que son ahora.

No pretendas ser ingrato ni menospreciar su esfuerzo realizado sólo porque luego cobraran su sueldo. A ellos eso no les importa. Su vocación, su amor a su uniforme, a su instución. Aquello los alimenta a exponer su propia vida por ayudar a los suyos y desconocidos. Incluso a quienes los critican y les faltan el respeto. Saben que a palabras necias, oídos sordos y su espíritu dispuesto a servir.

Por eso, felicitaciones a la Policía Nacional del Perú, a las fuerzas armadas, al personal de salud, a los bomberos y a tantos otros profesionales valientes que se olvidan del yo y piensan en el nosotros. Cuando tengas la oportunidad, agradécele. Muchas otras personas no harían lo que están haciendo por el Perú.

Coronavirus: Se postergará el pago de recibos de agua y luz de marzo

Y acatemos la norma. Hagamos más fácil su trabajo. No salgas de tu casa si no es para un motivo de abastecimiento o trabajo. Dejémosnos ya de tomar todo a la ligera, de sacarle la vuelta a las cosas. Tu criollada, tu viveza o tu conchudes no ayuda a nadie y mucho menos te van a mantener alejado del Coronavirus, por si es que eso te importa.

Categorías
Razonando fuera del recipiente

LLAMÉMONOS PERÚ

Por Martín Benites Morales

Bastantes, por no decir todos, fueron a dormir el domingo con la idea de que ayer las calles amanecerían desiertas y con la policía y las fuerzas armadas patrullando. Oh sorpresa, nada fue así. Había gente caminando, autos circulando, transporte público recogiendo pasajeros, perros haciendo sus necesidades y mucha, pero mucha indiferencia.

Gran cantidad de esas personas sí necesitaban salir de sus casas hacia sus respectivos centros de trabajo porque el decreto de urgencia no los eximía de laborar. Otros tantos buscaban la forma de aprovisionarse para estos 15 días yendo a los puntos de abasto más cercanos a ellos como mercados, supermercados, bodegas, etc.

Era lógico que esto iba a suceder. Por ello el presidente convocó a una conferencia de prensa en la que respondió a las incertidumbres de los periodistas y anunció, como hecho más importante, la entrega de un bono de 380 soles para las familias más vulnerables. Para aquellos que no tienen luz, una refrigeradora repleta de comida ni mucho menos agua para siquiera lavarse las manos.

Lo que es ilógico es que otra gran cantidad de peruanos simplemente quisieron salir a la calle a pasear, a reunirse, a tomar el sol, a fumar, a relajarse un rato y a surrarse en el estado de emergencia. Demostrando que hasta la medida más extrema que se puede tomar no les quitará la ignorancia o su displicencia al momento de afrontar situaciones críticas como las que vivimos ahora. Y ni qué decir de algunos saqueos en distintos puntos del país y del continuo acaparamiento de productos.

Sí, se sabe también que estar en cuarentena es un privilegio que sólo algunos pueden darse y que pueden afrontarlo con tranquilidad. Y como se dijo más arriba, ya se están tomando medidas para ayudar a los que no cuentan con ese lujo. Se han habilitado también líneas de ayuda para quienes están en riesgo dentro de su hogar, encerrados con sus agresores.

En conclusión, lo que se desea transmitir es un poco de paciencia, un poco más, para los que no la van a pasar tan bien durante el aislamiento. El presidente ha sido enfático ayer que se están tomando las medidas necesarias. Y mucha conciencia y empatía para los que no tienen problema en permanecer dentro de sus casas y pueden afrontar la cuarentena con normalidad.

Es en estas situaciones en las que la E de ejemplo y la U de unión de nuestro querido Perú, podrían ser el rifle que necesita nuestra patria para acabar con esta amenaza del Coronavirus. Y no sería mala idea tampoco, ahora que están tan de moda los hashtag, revivir el famoso #UnaSolaFuerza del 2017, símbolo que recuerda que pudimos sobrellevar una tragedia y salir airoso de ella.

Categorías
Razonando fuera del recipiente

ARMA DE DOBLE FILO

Por Martín Benites Morales

A través de un mensaje a la Nación desde Palacio de Gobierno, el presidente Martín Vizcarra decretó el estado de emergencia nacional. Hecho que se vino rumureando desde la primeras horas de la tarde de ayer y que por fin pudo confirmarse a las 8 de la noche. Todo esto como respuesta a los 71 casos, hasta donde se escribe esta columna, confirmados del nuevo Coronavirus en el Perú.

Durante el mensaje, Vizcarra señaló que tomar esta decisión fue bastante dura y extrema. Y sí, suspender durante 15 días, corriendo desde hoy, el ejercicio de los derechos constitucionales relativos a la libertad y la seguridad personal, la inviolabilidad del domicilio, y la libertad de reunión y de tránsito en el territorio nacional, lo es. 

Esta es una medida más, de las tantas que se han tomado desde el pasado jueves 6 en el que se confirmaron los primeros casos del Covid-19 en el Perú. Medidas con la mejor intención posible, pero que desencadenaron también la histeria colectiva en gran parte de la población peruana acaparando productos de primera necesidad tales como alimentos y artículos de limpieza.

Evidentemente, estás acciones son totalmente deplorables y muestran lo poco solidarios que somos entre nosotros. Sin embargo, también son producto de la desinformación que ha habido durante estos días. Se crean hashtags pidiendo que nos quedemos en nuestras casas, que no salgamos, pero nadie pudo crear uno que diga, por ejemplo, #NoHabráDesabastecimiento.

Incitamos a la calma, pero nuestras acciones no lo demuestran. Se han cerrado las fronteras, ¿Acaso los peruanos en el extranjero que pensaban regresar no van a estar preocupados?. Sólo personal de algunos centros de labores podrán ir a trabajar. ¿Se han preguntado de qué van a vivir en estos 15 días las personas cuya labor sólo puede hacerla de forma presencial? ¿En las personas que viven del día?

Vizcarra dijo que de no tomar estas medidas, las consecuencias serían peores para todos. No se ha dado cuenta que para algunos seguirá siendolo. Se puede garantizar alimentos, medicinas, agua, luz, saneamiento, gas, combustible, telefono, etcétera. Pero cómo pretende, señor presidente, que muchos peruanos costeen estas necesidades sin trabajar. Que alguien le diga que no es gratis.

En un país como el nuestro donde la informalidad laboral bajó apenas un punto porcentual el 2019 y llegó a 72%, se debería de pensar un poco más al momento de tomar una decisión tan importante. Y ni qué decir de la ambigüedad del mensaje de ayer, no hay duda que quedan interrogantes sin responder y muchas impresisiones.