Categorías
Razonando fuera del recipiente

ESTO NO ES UN JUEGO

Por Martín Benites Morales

Hoy el Perú está de luto y no es para menos. Lo que queríamos evitar, sucedió: tres muertes provocadas por el nuevo Coronavirus en un solo día. Hechos tristes y lamentables que nos muestra de la peor forma lo grave que es esta enfermedad.

Confirmados por el Ministerio de Salud a través de comunicados, se trata de tres varones de 78, 47 y 68 años respectivamente. El primero contrajo la enfermedad a través de un contagio humanitario, es decir, no ha tenido contacto con nadie en zonas de riesgo y tampoco viajó al extranjero. Los dos restantes, sí presentaron antecedentes de haber viajado a España.

Con esto nos sumamos a la larga lista de países con víctimas mortales. A nivel americano, estamos en el puesto 6 con 234 casos confirmados y 3 muertes según la BBC.

Evidentemente el miedo e incertidumbre en la población se verá en aumento. No sabemos a ciencia cierta si es que, como decía el presidente acerca del incremento de los contagiados, esto se venía venir. Quizá no. Pero sí deberíamos de estar preparados para cualquier otra desgracia.

No debemos de perder la calma, sin dejar de conscientes sobre qué es a lo que le estamos haciendo frente claro. Evitar llegar a la histeria colectiva será de suma importancia en la lucha contra el virus.

Por otro lado, las 153 personas detenidas en Lima y Callao durante el toque de queda, desalienta mucho. Incluso sabiendo que 199 de los 234 casos se encuentran en estas dos regiones. ¿Realmente nos importa nuestra salud?

Felizmente, hay algunas noticias buenas como la compra de un millón 600 mil pruebas, de las cuales un millón 400 mil son pruebas rápidas y 200 mil son moleculares. El bono de 380 soles para las familias en condiciones de pobreza o extrema pobreza que empezará a repartirse desde el lunes 23. Y el implemento el hospital de cuidados intermedios que se instalará en la Villa Panamericana de Villa El Salvador para tratar a pacientes de Coronavirus.

Toque de queda

Hagamos que el esfuerzo del estado, el esfuerzo la policía y las fuerzas armadas y el esfuerzo que hacen miles de familias en todo el Perú por no salir de sus casas, tenga algún sentido. Y más importante, que estas muertes no sean en vano.