Miércoles, 17/7/2019 | 7:16 UTC+0

HASTA EL CIELO CAMPEÓN – Dedicado a Emiliano Sala

📷Foto: Arnaud Duret

✍ Artículo: Bruno López Torres

 

La pasada mañana de lunes llegábamos al trabajo con caras dilatadas luego de un largo fin de semana, vi a un compañero renegar en el pasillo porque su café estaba más amargo de lo normal; minutos después la red social Twitter afirmaba como tendencia a un joven atleta argentino, a quien medio mundo desconocía haber desaparecido en su vuelo privado. Me encontraba sentado en la misma silla de hace dos años y sentí una idéntica sensación a aquella mañana cuando alguien en un momento feliz gritó la primicia más triste del Chapecoense brasileño: te duele el estómago y se te va el hambre.

Y es que la vida es así, a veces tiene esos golpes que te caen con guantes de acero, un día podemos saltar risueños en un pie y luego quizás ya no estemos, no es algo de temer, sino de saber aprovechar los momentos y entender lo preciado de nuestra existencia.
El fútbol nos identifica, es nuestra fascinación, pero resulta absurdo pensar que no podríamos vivir sin él por un tiempo, estos últimos siete días ver rodar una pelota quedaba en segundo y casi tercer plano, no quería saber de eso que tanto amo, ante tanta tristeza encontré un poco de consuelo al confirmar que el mundo entendió que la vida de una persona vale más que correr y patear un balón.

Neil Warnock, estratega del Cardiff City, siempre fue conocido como una persona muy calmada para declarar, son de esos tipos que díficilmente el periodista le puede sacar un gesto de la cara, sin embargo, en la última conferencia de prensa mientras rodaban las preguntas sobre la mesa se le notaba tan herido como si hubiera perdido a un hijo, no era para menos…
“Llevo casi cuarenta años con el buzo de entrenador y esta ha sido la semana más dura de mi carrera, cambiaría perder la categoría con el equipo por que Emiliano esté aquí con nosotros, el fútbol ya no importa”.

Y es que el luto es mundial, han pasado solo diez días y parece una eternidad de dolor, cada vez que vemos a la familia Sala al prender el televisor, se nos hace un nudo de corbata en la garganta, pero nos mueve aún más el alma pensar el padecimiento que sienten al no tener respuesta alguna ante tantas incógnitas. Un desconsuelo que aparenta ser irreversible, al que no le choca es de madera.

Es mitad de semana en Europa, el Nantes recibe al Saint-Étienne por el campeonato francés, el estadio de La Beaujoire situado al oeste de la república gala ha sido testigo decenas de veces de los goles y sonrisas del crack argentino, hoy la multitud que lo abarrota homenajea a su ídolo, lo convierte en leyenda por primera vez en la casa que lo vio crecer, mientras derrama lágrimas por su desvanecimiento. La hinchada suele ovacionar a los jugadores, hoy nosotros elogiamos al hincha francés. El mosaico con el apellido del delantero se expande desde una de las gradas laterales paralelamente con la nostalgia de los aficionados.
En el minuto nueve con cero segundos, el juez hace esa pausa que pedía el mundo, se detiene el partido, por poco también nuestro pulso, no hay música pero muchos lloran. En un rincón de la cancha, casi escondido tras el banquillo se ubica Vahid Halilhodžić, entrenador del Nantes, las cámaras lo enfocaban luego de los interminables aplausos que se perciben desde las cuatro tribunas y dentro del verde rectángulo, el técnico se quiebra en mil pedazos… 📷Foto: Arnaud Duret

Hay muchas dudas por resolver, pero hoy como prioridad la búsqueda no se debe detener hasta llegar a su fin. Situación más que dura reitero, algunas cachetadas que te da la vida no duelen tanto como esto.
Resulta muy difícil imaginar un final radiante ante un contexto tan oscuro, a veces pensamos que ya no está con nosotros y seguramente decimos a la vez: “nunca seremos tan felices de estar equivocados”. Donde quiera que esté Emiliano jamás será olvidado, a pesar que varios lo vimos jugar muy poco, marcó mucho en nuestros corazones, por sus goles y gran calidad de persona, él es el nuevo crack del fútbol que vivirá en nuestro recuerdo para toda la vida.

📷Foto: Arnaud Duret

Nota: El artículo va dedicado a Emiliano Sala, el hecho que no se mencione al piloto Dave Ibbotson no significa que su vida carezca de importancia.

Comenta esta noticia

No publicaremos tu correo. Ingresar los campos marcados con ( Obligatorio )

*