Lunes, 17/6/2019 | 9:14 UTC+0

LA OBSOLESCENCIA PROGRAMADA

Según datos globales del sitio de información financiera MarketWatch, el consumidor promedio renueva su celular cada 15 meses. Y la vida media de un teléfono móvil en la actualidad no dura mucho más: entre 18 y 24 meses. “Nos enseñan a consumir, a conjugar el verbo ‘tener’ en lugar del verbo dar” afirma Benito Muros, presidente de la fundación FENISS (Energía e Innovación Sostenible sin Obsolescencia Programada), quien lleva 19 años investigando esta cuestión.

Muros dice que la falta concientización sumada a la práctica de las empresas de acortar intencionalmente la vida de sus productos -la llamada “obsolescencia programada” o “planificada”- plantea un “gravísimo problema” a nivel medioambiental y también social”. El especialista dice que se generan toneladas de basura electrónica y “se fomenta la desigualdad en el mundo al permitir que se acumule la riqueza en manos de bancos y grandes corporaciones”.

La obsolescencia programada. Es la planificación o programación del fin de la vida útil de un producto o servicio. Tras un período de tiempo calculado de antemano por el fabricante, éste se torna obsoleto, no funcional, inútil o inservible. Según la ONU, generamos unos 50 millones de toneladas de residuos electrónicos al año. Esos residuos suelen acabar en grandes vertederos ubicados en países en vías de desarrollo en Asia y África. De acuerdo con Muros, un celular sin obsolescencia programada “debería durar de 10 a 12 años” en lo que respecta a la parte mecánica y electrónica”.

Por otro lado, Fabian Hühne, vocero de Fairphone, una compañía holandesa  manifestó: “Acortar la vida útil de los celulares contribuye a incrementar la cantidad de basura electrónica, que a menudo termina en el hemisferio sur. La fabricación acelerada de los celulares genera emisiones de CO2 y hace que se desperdicien minerales preciosos, que se desechan cada vez que un teléfono no se recicla”.

Pero  a muchas empresas no les interesa  y  hay lobbies en Europa que “están a punto de implementar una normativa para que se hable de obsolescencia prematura y no programada”.Tanto Apple como Samsung la compañía que más celulares vende en el mundo recibieron el 24 de octubre multas por parte de la Autoridad Garante de la Competencia y del Mercado (AGCM) de Italia por deteriorar los celulares a propósito. La AGCM dijo que Samsung obligó a sus clientes a instalar un software que reduce el rendimiento del Galaxy Note 4, algo que la compañía niega. La empresa dice que apelará la decisión del organismo.

POR: MANUEL LÓPEZ

 

Comenta esta noticia

No publicaremos tu correo. Ingresar los campos marcados con ( Obligatorio )

*