Jueves, 17/1/2019 | 11:47 UTC+0

MÉTODOS PSEUDOCIENTÍFICOS EN EDUCACIÓN INFANTIL

Un estudio publicado en Frontiers in Psychology, liderado por Marta Ferrero, maestra de primaria e investigadora postdoctoral de la Universidad de Deusto País Vasco, España  alerta  variantes en el sistema educativo español como la implementación de la neurociencia.

La invasión de este tipo de mitos tiene su origen, en opinión de Ferrero, en la falta de colaboración entre los neurocientíficos y las escuelas, además,  en la escasa formación científica que tienen los docentes de primaria. En otros países como  Reino Unido, tienen organismos dedicados a la calificación de las metodologías educativas.

Métodos

El método de la estimulación temprana

También conocido como patterning (modelado), un método creado en la década de los 60 por Glenn Doman consiste en la aplicación intensiva de una serie de ejercicios físicos para estimular las áreas del cerebro responsables de las discapacidades como la parálisis cerebral.

Los estilos de aprendizaje

Cada vez más presente en los colegios, la teoría de los estilos de aprendizaje se fundamenta en que existe una serie de características como la sensibilidad o el detallismo con las que se pueden clasificar a los alumnos en hasta 70 categorías: visuales, auditivos, kinestésicos y proclama que hay que enseñarles en función de la que les corresponda.

La lateralidad cruzada

Esta teoría se fundamenta en los diferentes hemisferios cerebrales que  se encargan de tareas distintas y no actúan de manera unitaria (el derecho, de las artísticas y creativas, y el izquierdo, de la lógica y las matemáticas).

Estimulación del cerebro con auriculares

A pesar de que algunas melodías pueden ayudar a estimular la inteligencia de los alumnos  como ocurre con los métodos anteriores, “tampoco existe evidencia ni rigor científico que respalden este estilo de enseñanza”, asegura José Ramón Alonso, catedrático de Neurobiología de la Universidad de Salamanca.

Aprender a leer y a escribir de manera intuitiva

Consiste en dejar a los más pequeños que aprendan a leer y a escribir de forma intuitiva y por su cuenta, es una idea que se repite en algunos centros de pedagogías alternativas como los Waldorf.

POR: MANUEL LÓPEZ

Comenta esta noticia

No publicaremos tu correo. Ingresar los campos marcados con ( Obligatorio )

*